domingo, 30 de noviembre de 2008

All Night Sindor

Es obvio que a todos les pasa, y yo no voy a ser la pelotuda que se quede sin hacerlo. Es una de esas noches en que el sueño, se olvido de pasar por mi habitación, y no me brindo su descanso. Vino el desvelo y jugó con mi tiempo, me hizo recordar en que lugar estoy en que lugar quiero estar, cuanto falta para que terminen algunas cosas y hace cuanto que otras terminaron.
Es una noche de esas nostálgicas, que una piensa que podría estar aprovechando descansando bajo los brazos de algún que otro bien afortunado, que no esta obviamente por la acciones que cometemos.
De repente aparece en tu mente la vocecita de ese colega que no te conoce ni medio diciendo “vos estas sola porque queres!”. Obvio que ni me acuerdo quien te lo dijo, pero aparece esa frase en la cabeza.
A su vez estoy harta, agotada, y sin mas ganas de nada, mas que de escribir, dibujar lo que se me canta, dormir y juntarme con buenos amigos. Claro, mi cerebro necesita vacaciones de facultad. BASTA! Grito, pido piedad! Necesito escaparme de aca muy lejos de esta ciudad que veo todos los días, si esta hermosa, cada dia mas… pero quiero desenchufarme. Poder un día salir bien arreglada, tener tiempo para estar horas bañándome, poder tirarme en la cama y ver tres películas seguidas, pasar días enteros con mis amigos, pasear hasta deshidratarme y bailar hasta que me sangren los pies (bueno en eso ultimo no me prive tanto!).
Quiero tener tiempo para encontrar alguien que quiera gastar su tiempo conmigo. Quiero enumerar las cosas que quiero. Y quiero hacerlo.
Esta rutina… mas alla que mi vida nunca fue muy rutinaria… pero un poco si (lo suficiente como para cursar), me esta consumiendo. A cada hora de tal día se que tengo que estar en tal lado haciendo tal cosa, después ir para otro lugar a hacer oootra cosa.. BASTAA!
Alguien por favor agárreme de la mano y lléveme muy lejos de acá a disfrutar de… al menos… ver amanecer…
Necesito escaparme, cada día un poco más…

jueves, 27 de noviembre de 2008

Pequeñas cosas

Son cosas que nunca diré.
Empiezo a buscar ropa en el ropero, en esa pieza tan desordenada. Vidrios en el piso, ropa sucia por demás, discos, y un gato blanco y negro ronroneando estirándose y volviendo a dormir sobre aquel fresco suelo.
Encuentro una remera,
- No esta no, demasiado escote, - encuentro otra -… no esta no poco escote, ambas las tiro a la cama, busco una pollera esta se trasluce… mmm esta no, mejor un pantalón que marque bien. Si.. ese negro, no esta aca! Uhh donde lo habré metido! Pero es poco color, tal vez pensará que no estoy alegre, mejor la verde.. ¿Donde esta la remera verde? .. ah pero esa no es para los días de mucho calor.. mmm… Ya fue..

Busco en una silla llena de frazadas, buzos, camperotas, pantalones, un pantalón de vestir negro…ese me ajusta bien. La remera esta decidida, la nueva que esta abajo.
- AHHHH!! No se le salio la mancha de Fernet!!!
La había manchado la vez pasada en lo de Dany y Andy. Desisto de esa vestimenta, mejor la que me regalaron las chicas. Busco las sandalias y algo para ponerme en el cuello… tal vez lo vea y pregunte de dónde lo saque.
Me miro al espejo, y me peino, me pregunto si mejor me pinto los labios de rojo, o mejor no. Tal vez al natural le guste más, pero arreglarme un poco nunca esta mal. Busco el perfume para las ocasiones especiales ese con gusto a anís.
Pongo la mano sobre la perilla de la puerta, y justo antes de abrir me pregunto… ¿Cuántas veces más podré arreglarme para él? Ojala que sea para siempre.
Y una brisa jugó con sus cabellos mientras caminaba cantando hasta la parada del colectivo.

sábado, 8 de noviembre de 2008

La Doncella de las Mangas Amarillas

Capítulo 7

Estaba todo oscuro, todo frío. No veía nada. Estaba sentada y ni sabía dónde estaba. De repente, en forma de sonido, unos pasos se dibujaron en la penumbra, sabía que la veía aunque ella no podía ver. Se mantenía callada…estaba amarrada, amarraron sus pies, sus manos, su boca, sus ojos.

Alguien respiraba cerca suyo, lentamente.

- ¿Por que estoy aquí? – le preguntó repentinamente la Doncella.

- Aún no lo se – recibió como respuesta – Tu eres ella, verdad?

- Soy quien soy.

- Se nota, yo soy quien te guardará en esta oscuridad, soy tu guardián…

- Nadie ha de guardarme, yo puedo sola.

- Pues yo tomaré ese trabajo sin esperar remuneración de tu parte.

- Mejor así, no la esperes… nunca llegará, yo no te necesito.

- Eso es lo que tú crees, pero tu vida ha dado un giro, ya nada es lo mismo y no eres fuerte aún para afrontarlo, mejor si estás aquí – dijo el guardián.

De repente se oyó como el hierro chocaba entre sí al cerrarse la puerta, al cerrar la jaula.

- Tu eres quien me atrapó, verdad?¿Por qué no me dejaste morir?

- No quería que volaras antes de tiempo pequeña cotorra, mejor enjaularte – y golpeó a la vez un barrote cuando luego sus pasos se alejaron.

Pasaron largas noches hasta que volvió a oír algo que dispersara su sombra, su soledad. Nuevamente pasos se dibujan en la penumbra, los mismos pasos… decididos y firmes, Nuevamente el sonido surgía de la oscuridad… la misma voz en la misma oscuridad.

- Yo te recuerdo – dijo la voz suave del guardián… suave y a la vez severa – de ti se decían cosas hermosas y… sinceramente… mjum – se le trababa la voz al intentar hablar, pero intentaba disimularlo como si se atragantara sin quererlo - …soñaba contigo cada noche. Pensaba que reías con luz propia, vestías hermosas prendas que a comparación de tu piel eran harapos… yo creía que eras una Doncella… - poco a poco iba soltándose al hablar, como si ella no estuviera allí, sino alguien que lo conocía de toda su vida – y me había enamorado de tu imagen…intentaba saber todo sobre ti… - y con un dejo de suspiro repitió - … yo creía que eras una Doncella…

- ¿Y aún lo crees? – preguntó repentinamente ella, que al fin levantaba su mirada… luego de haberse mantenido todo el tiempo como si no estuviera en aquel lugar, en aquel momento… y en aquel instante sus ojos brillaron como no lo habían hecho hace años con el reflejo de luna que provenía de la ventana con barrotes.

- Aún lo creo, pues queda una luz de esperanza…

- ¿Dónde la vez? – preguntó intrigada…

- Ahora mismo,… en tus ojos – miró las rendijas de aquella pequeña ventana y observó que la noche vivía aquel día sin luna y que el reflejo no era reflejo, sino luz, luz de los ojos de la joven niña… y volteó y comenzó a patrullar alrededor de la celda, silenciosamente… como cada noche lo hacía…

- Si ser bruja es ser Doncella, entonces lo eres… pero por eso no mereces la muerte…

- ¿No me temes?

- Sí, te temo… pero no más que a mí mismo. Mi madre fue acecinada por bruja, por hechicera… y lo era también, pero sólo intentaba ayudarme… y en realidad tú no deberías saber esto.

Al oír estas últimas palabras se divisó una pequeña luz de esperanza en la joven Doncella, una luz reflejada en la oscuridad de sus ojos, los cuales cerró para adentrarse en sí misma y desmenuzar y analizar hasta en su mínima expresión aquella pequeña esperanza.

Pasaron muchos días y no abrió sus ojos.

Su carcelero, su guardián se quedó contemplándola durante algunas horas, en sus ratos libres.

- Maror – lo llamó la Doncella…

El guardián estupefacto contemplo a la muchacha que aún no mostraba sus ojos, mientras repetía para si mismo aquella palabra que acababa de escuchar. Hacía tiempo que no la oía, desde aquel día en que eliminaron a la última maldición, a la última bruja del pueblo.

La Doncella, la joven bruja, sin abrir los ojos, modificó su pensar, y en la mente de Maror pudo reinar por unos pocos minutos, los suficientes para ser libre.

- Ábreme la puerta, Maror, déjame salir – pronunció la Doncella.

- Pero afuera está el peligro… afuera te espera tu caída, afuera perecerás…quédate aquí y vivirás. – dijo Maror.

- Viviré hasta que perezca entre esta oscuridad, entre estas grises paredes – y con una voz potente, entre grave y poderosa reclamó – Abre la puerta Maror, hijo de La Hechicera.

Maror automáticamente luego de estas palabras sacó las llaves y abrió la puerta. No estaba en sí, estaba siendo dominado.

En cuanto la Doncella de las Mangas Amarillas atravesó el umbral de la puerta, luego de dar un pesado paso, se perdió en la oscuridad de aquellas mazmorras, para no regresar a ellas.

Al salir sin ser vista, a la luz de la luna, al continuar con los ojos cerrados pronunció el conjuro para romper el que había utilizado para pasar desapercibida:

- Si yo no veo, ellos no ven, si yo veo – y al decir esto abrió sus ojos y miró a la radiante luna llena de aquella noche, y con un suspiro… termino la frase – ellos me ven.

Y se alejó a paso rápido, pero seguro, a paso cuidadoso, para ser casi imperceptible en aquel oscuro lugar.

Se dirigió al bosque, a aquel Gran Bosque, donde tiempo atrás, había sido feliz.


La Doncella de las Mangas Amarillas

Capítulo 6

Se vengaba,

se quebraba,

se desligaba…

La muchacha ya no era ella, su ternura se desvaneció en la penumbra. La niña creció y murió, la mujer la consumió. Sus ojos ya no brillaban sino que todo lo aplacaban. Su risa ya no era un cantar sino reflejo de tinieblas. No quería a nadie, no confiaba en nadie ni siquiera en ella. Su refugio era su piel, sus cabellos eran su velo.

La acusaban de bruja, pues todo de ella daba ese frío, ese temor, La acusaron de traer mala suerte con su venida, la acusaron por sus heridas, la matarían por su locura, por su belleza y su soledad.

El Rey, viejo y desganado, estaba en poder de la corte que manejaba todo a su antojo, y así juzgaron a la muchacha, decretaron su muerte.

El día estipulado llegó, nuevamente los gritos, nuevamente el dolor; había quienes estaban a favor, había quienes no, pues todo ello significaba más que su muerte, más que una guillotinada, más que un segundo.

Ella entro en la escena, el pueblo entero la contemplo y parte de él la repudió acusándola de hechicera, acusándola, señalándola, apuntándola. En ese momento ella, sólo ella, miró a los cielos, que después de tanto tiempo volvía a contemplar en su inmensidad.

Alguien saltó a la tarima, alguien que no se podía definir, pues todo cubierto estaba; saltó hacia ella sacándosela de las manos al verdugo, en ese mismo instante, muchos como él salieron de la multitud.

La gente se dispersó y sólo ellos, los encapuchados, se enfrentaron al poder de la corte con espadas resplandecientes.

El hombre que había tomado a la Doncella desvalida se la llevó sobre un corcel, mientras ella resignada a no hacer nada comprendió que allí, sólo allí, era un objeto más en un tablero de ajedrez.


La Doncella de las Mangas Amarillas

Capítulo 5 Noches en poemas… la luna da luz, la noche abrigo

La locura la abrazó aquellos días y le habló por las noches; para evitar que huyera o que en su pérdida de juicio se hiciera daño a ella o a alguien, prejuzgándola, y no solo por su terrible enfado al ser capturada, si no por cuestiones políticas y económicas…los nobles, a espaldas del Rey querían eliminarla, como así también su descendencia.

Encerrada quedó en un cuarto digno de ella, encerrada para que no salga, para que no entraran. Su única compañía era el sol que entraba cada día como un amigo que cumple con su eterna promesa.

Aborreció tanto su soledad, que aborreció ese lugar, odio a todos los hombres que veía y hasta llegó a hacer lo que nunca hubiera hecho, reprocharle a Arren su pronta partida… haberla dejado así, sin nada, completamente sola con su soledad…

En ese tiempo, los cuales fueron 633 días contados, con los dedos, con las manos, 663 noches en las cuales siempre pensó en él y llegó a aumentar el poder de su mente, el poder que tenía por amor a él solo. Todos y todo se centraba en Arren.

Esas noches escribió sobre sus sueños, sobre su ser, sobre ella y sobre Arren.

La primera noche fue un mar de llanto, las posteriores se resumen en los siguientes escritos en los cuales se reflejan como en un espejo de agua…aquellas noches.

Noche n° 36 “El encierro”

No te vallas sin mi

donde no pueda verte

donde no pueda amarte

donde no pueda mirarte

donde no pueda abrazarte

donde no pueda extrañarte

donde no pueda llorarte

donde no pueda soñarte

Pues si te vas,

yo me voy,

se va mi voz,

se va mi amor,

se va mi ser,

se van mis letras,

se van mis sueños,

se va mi vida,

se va mi muerte,

se van mis ganas de verte

Perdón por todo lo que dije,

perdón por todo lo que no dije,

perdón por romper mis juramentos

pero nunca pude negar, ni obligar,

ni someter, ni atormentar,

ni siquiera encarcelar

a todo en lo que creo…

Nunca podré negar a mi Dios,

nunca pude someter a mi amor,

nunca pude atormentar a mi corazón,

nunca pude encarcelar a mi ángel,

nunca pude negar que te amo.

Si te corrí y no te alcancé

no corras a un lugar

donde no pueda verte,

donde no pueda seguirte.

No me obligues a olvidarte,

no me obligues a negarte,

no me obligues a separarme de mi sentir.

Ahora juro, ahora declaro

ahora te digo,

que estas en mi vida,

sos parte de ella

de sus sueños y sus deseos

déjame ser parte de la tuya

y no te desvanezcas en las aguas,

quédate aquí

quédate… por mi.

Noche n° 260

El aire no respira,

la oscuridad me ilumina,

no sé si fuiste realidad,

no sé si fuiste un sueño,

no sé si fuiste o viniste,

o quizás fui yo quien te encontró…

en la vida o en la fantasía,

pero mi realidad fue sueño,

y mi sueño realidad.

Noche n° 413

La frialidad de su alma

se extiende por toda la habitación,

A oscuras siento el baño de luz

que me cede la luna.

Noche n° 577

Mi alma es como un papel

papel que flota,

rueda y bota.

Noche n° 663, última noche.

Antes de nada, era lo que esperaba…

nada de él le quedaba, ni siquiera su mirada…

y otra vez en espera de su dulce llegada

a su regreso se resguardaba;

tanto lo deseó que así ocurrió

pero ella ya no estaba…

Se ahogaba en el aire

se calmaba en el aura…

su moribundo destino

no la dejaba creer.

No creía en su pérdida de juicio

pues alguna vez

había oído de su boca

palabras que la volvieron loca

que el maldito viento

como testigo,

se las llevó…

sin dejar pruebas a su favor.

Nunca lo hubiera sabido

pues siempre fue su deseo

jamás cumplido.

Se dejaba llevar por el viento

se dejó su alma,

se dejó su cuerpo,

se quedó con su espíritu

y se lo llevó el viento.

Quería ser su sombra,

quería ser su luz,

quería ser franca,

pero no le dieron la oportunidad de confesar,

todo lo dificultoso que habían sido

esos interminables días

esas 663 noches desveladas,

esas 663 tardes sin sentido,

esos 663 días en las nubes…

Cada día amanecía sin sol

cada noche se llevaba la luna,

la luna, luna lunera,

fiel compañera,

ya que ella también espera,

nada mejor que las dos que aguardan a tiempo…

a que llegue su tiempo.

Descansó… y despertó en una estrella

sintió su sangre correr por ella

su lágrima rodaba el color de su mejilla

a su vera quería estar,

a su vera quedaría

desde esa estrella lo cuida…

a veces él voltea y ve su resplandeciente luz

a veces ella voltea y ve a su estrella…

Lloraba, lloró cada noche

cada una de las 663 noches

se llevó parte de su ser

se llevó su alegría,

se llevó su vida,

se llevó su poesía,

se llevó su niñez,

se llevó su paz…

le dejó una guerra en mente,

le dejó llorando nuevamente,

le dejó esperando la muerte.

Y sin esperanzas transcribe,

los últimos despojos de su amor

con su aroma a rosas

jura injurias y jura designios

transcribe ruinas,

transcribe glorias,

transcribe y escribe lo que quedó.

Vinieron a buscarla, sus heridas habían sanado, pero en sus ojos se resguardaba una gran ira, que daba temor. Abriendo las puertas de par en par, le exigieron que diga cosas, que responda preguntas que no entendía, todo lo relativo al poder que obtuvo por medio de su sangre…que volvía a correr en ese momento por el sucio suelo, la torturaron y culparon de sus heridas a su locura, locura de querer ahora más a su soledad, más a sus silencios.

Sobre el dolor corporal, sobre todas las torturas que recibió sólo se encontró el siguiente extracto de un cantar de época:

“Gritos atronadores,

los gritos encerrados

entre paredes,

al abrir la puerta salen a relucir,

aunque la voz con los años se ha apagado

los gritos clama aún…

ya todo les había dicho,

y ahora su placer

se refugiaba en su dolor.”


miércoles, 5 de noviembre de 2008

Mi Preciiooossoooo. Mi tesoro!

Hoy seguramente será uno más de esos días en que “no me toques porque estallo”, y tal vez no se deba a el calor sofocante que hace que la remera que me acabo de cambiar ya sea digna de meterse al lavarropas, o que mi amor nunca sea correspondido, sino que sean las tres de la mañana y sepa que no llego con los trabajos para la facultad. Principalmente es ahora cuando comienza mi alteración y se dan dos actitudes, la primera es matarme por hacer todo y la segunda, mas famosa y utilizada es “todo me chupa un huevo”.

Por lo general siempre la gente se sorprende cuando digo el número de materias que curso, e intento rendir. Mi respuesta es que prefiero ocupar mi tiempo sencillamente para “no pensar”… que es lo que estoy haciendo ahora. No pensar en, bueno, TODO.

Para evitar no pensar ocupo mi tiempo con mas materias, y en las mismas materias haciendo todos los trabajos, de crear personajes, de contar historias, de dibujar, de pintar, de esculpir, de todo… siempre vuelve a aparecer eso de lo cual intento huir.

Señores, estoy llegando a una altura del año en que se me quema la cabeza, y me pregunto “¿Esto es vida?” o tal vez me pregunto mejor “¿Esto es lo que quería hacer a mis veinte años?”. Decididamente sí, pero aún faltan algunas cosas… que si las tuviera seria un crecer muy de repente, y tal vez se den en los próximos dos, cinco o diez años.

Tal vez me hubiera encantado estar en esta altura de la vida acompañada, digo en esta altura por ser joven y poder ir compartiendo experiencias y crecer, pero no por estar con alguien de costumbre voy a hacer mi vida a su lado, sino por querer realmente a esa persona… y eso no es tan fácil. Esta bien, pueden decir que deje ir oportunidades, pero el culpable fue mi corazón que buscaba otra cosa… no algo tranquilo, sino algo vertiginoso, algo divertido, algo compartido y que me causara felicidad.

Me convertí entre el año anterior y este, en una persona que no sabe que sucederá el día de mañana, y eso me agrada, me alegra y me entristece. No sé si me dicen de ir a un lugar y tomo el bolso y salgo, no sé si tendré ganas de levantarme e iré a cursar, o preferiré estar tomando unos mates en el bosque acompañada de buenos amigos. Nunca sé sinceramente. Si de repente me chiflo y dejo la carrera, tampoco lo sabia. Si me voy de casa a las 7 y vuelvo a las 7 tampoco lo sé.

Me transformé en lo que quería, si me dicen a las 10hs mi reloj temporal estará a las 2hs en el lugar. Y algunos dicen “Ella es así, vive en su mundo” o se excusan diciendo “Artistas, ellos viven en otra realidad…”.

Hago lo que quiero en todo lo que conlleva esas palabras, y principalmente “hago”. A veces me sorprendo y digo, pucha, todo esto hice en tanto tiempo?, y a la gente le gusta… pero en esta epoca del año me viene el cagaso y nunca puedo juntar el valor para la ultima patada para terminar. Y ya me veo, quiero estar en otro lado y no veo la hora de terminar las cursadas para empezar a laburar de LO QUE SEA, para juntar plata y salir a caminar más allá de donde mis pies alcanzan y a donde ellos quieren ir desde hace rato.

El punto es que entre este cansancio y varias veces que pienso y repienso las cosas, comprendí que… a pesar de haber tenido un bajón terrible el año pasado sin saber a donde caería mi vida – sinceramente no sabia a donde ir – me di cuenta en verdad de que siempre pueden decir, “todo cambia”, pero una cosa es segura, tengo cosas que muy en el fondo nunca cambian, es decir… son estables. Porque tengo mi familia que por mas lejos que estemos, los abrazos son igual de fuertes, porque tengo mis amigas que por mas tiempo que no las vea, por mas distintas que seamos, por mas carreras que nos saquen los pelos, siguen siendo ellas las pequeñitas que me acompañan desde hace tantos años y me conocen en mi totalidad… siguen siendo ellas las que dicen cualquier cosa, y me sacaran una sonrisa – y más ahora que nos copamos y nos vemos mínimo una vez a la semana! -, porque tengo amigos que siempre me abren las puertas de su casa ya sea para unos mates, ir al bosque a pasear, ir al bosque a correr, y hasta para hacer cientos de trabajos de la facultad, que siempre me bancan y escuchan mis dilemas una y otra y otra y otra vez, porque saben lo mucho que me gusta hablar y hablar y hablar, e igual me aguantan y se ríen conmigo (no de mi :P) en mis ratos de tonteras. Porque tengo amigos que si estoy Tristán me sacan una sonrisa en seguida, y tal vez con solo estar ya me hacen feliz. Y así me doy cuenta que mi familia y mis amigos, son lo más importante que tengo… si no es lo único. Pero no todos pueden decir lo mismo, eso seguro, es un tesoro enorme, muy grande y hermoso el que tengo para mí, y ojala nunca pierda ni siquiera a un solo amigo de los que tengo entre mis tesoros hoy en día.

Tal vez a veces pienso, pucha… estoy haciendo cosas sencillas sola que me encantaría hacer con alguien… pero recuerdo lo que me dijo una amiga del corazón no hace mucho tiempo… “si te sentís sola, llamanos, venite con nosotros, que siempre estamos aca, para eso somos tus amigos!,” y así es, a veces pienso que no tengo con quien compartir mi vida o que es una lastima que nadie me escuche cuando digo cosas inteligentes, pero la verdad es que SI tengo con quien compartir mi vida… y los veo todos los días. Y cuánta alegría me da poder decir TODOS los días, porque siempre aparece alguno de ustedes de improviso.

Estoy segura que si un día digo, hoy me encierro en mi casa y nadie me saca de la cama, empiezan a llegar mensajes de “salen unos mates?”.

Porque cuando termino de rendir un parcial y lo único que deseo en el mundo es plantearme mi inservible existencia agotada y sin conciencia con solo leer un mensajito de “Vamos al Bosque?” de mi querida amiga Danisa, en seguida salto del asiento y salgo tempranísimo, pienso que galletitas llevo, que calle me lleva mas rapido hasta su casa y felizmente nos vamos al bosque, eso me alegra el día.

Porque de repente me despierta un mensaje de Yeso diciendo “pelotuda, te quedaste dormida otra vez?” y me voy corriendo a tomar el bondi, para tomar uno de sus riquísimos cafés con leche, antes de ir a cursar guión, mientras hablamos de chicos tocayos (jojo) con Flor, y por hay aparece Malu y sale charla de conchas.

Y Cecy con sus tantas vicicitudes con Liberato, Ale haciendo desastres y su madre detras diciendo "estoy haciendo cagadas hijo mioo" "ahhh", mi querida primita que siempre me escucha y tira sus guarangadas en su justa medida., y que siempre hacemos las mismas zonzerias a la vez!

Porque cada tanto sale pintar al Gandolfo de vuelta, el terrible Inmortal de la Pintura, que nunca lo terminamos con el Enano y llego justo para hacer los mates, y me voy a la piesa y aparece Dany terminando sus tantos laburos, y es una nueva tarde de mates en esa casa que siempre las disfruto muchísmo! Con suerte Sil se viene de visita y empiezan nuestras charlas de actualizaciones! Je! Y ni hablar si de repente sale un sabado para hacer algo, y llego y esta la Madrina que siempre saludo por la facu y Sam con quien exigimos y re exigimos el caraoke, y tantas personas más que puedan aparecer, cada tanto algún viajante de Bariloche aparece!.

Porque siempre salta Mel de algún recóndito lugar del universo y se vienen esa charlas inter espaciales estelares y que ella sabe bien. Porque hace mucho que no veo a mi querida Campanita, pero cuando se aparece el tiempo nunca nos cambia.

Porque todos los viernes es seguro que encuentro un grupo de locos en la normal.

Porque si abro los mails de repente estan los mails en cadena y sale juntarse a la noche en lo de Lidia, llega Memy, llega Anto, llega Meli, llega Maca y Nano, Pancho y su novia, Fercho y su auto!, y cada tanto algunas caras distintas (generalmente los novios de momento en rotation) y por su puesto, yo última como para no perder la costumbre de llegar tarde. Y estaremos toda esa noche debatiendo de a donde salimos, para terminar viendo Narnia :P.

Y eso es lo que hago en todos estos días, verlos, y tenerlos conmigo… y por supuesto ser muy feliz teniendo flor de tesoro! Mis AMIGOS

Esta es la vida que me gusta, la vida hermosa que hoy día me toca vivir. Porque podría cambiarla y decir que quiero algo más, y si, lo quiero… pero esto no es algo menos a comparación... este hoy en día es excelente no es triste ni dolido, es feliz. Y siempre apuntaré a mas, y conservaré mis sueños y esperanzas, SIEMPRE, pero saben? No me preocupa caer al apuntar a más, no me preocupa estar triste el día de mañana por perder alguna batalla, porque sé que esos amigos no me levantarán…sino que, directamente.., no me dejarán caer. Ellos son mi colchón lleno de plumitas y de algodón, que siempre me tienden una mano, siempre me escuchan, quienes ponen el hombro para que pueda descansar (al menos para que yo me duerma en la clase de Animación), pero quienes están conmigo y por ellos no estoy sola.

Me fui de tema, o tal vez solo quería agradecerles todo lo que me dan.

domingo, 2 de noviembre de 2008

A veces no alcanza

¿Qué es eso que te lleva a querer? Por qué creemos irracionalmente que seriamos capaces de tantas cosas. "El ser humano es aquel que puede creer en otras tantas realidades, y vivir en una sola" dijo mi padre citando a un autor no hace mucho tiempo.

“¿Nunca te pasó?” Me pregunto cuando acababa de recordar el sueño en el que estaba metida hacia unos minutos antes de despertar.

De qué serias capaz de hacer por alguien a quien quisieras, me preguntaron un par de veces amigos míos. Y mi respuesta fue, sería capaz, a las miles de supuestos hipotéticos hechos que podrían suceder si yo insistía tanto más con lo que mi corazón tiraba. Algunos se sorprendieron y otros dijeron, “será de momento”.

Los que dijeron “será de momento” ahora advierten preparar curitas y están haciendo una colecta de sangre para recuperarme en cuanto pise el acelerador y me vean caer, si llegara a suceder.

Pero el caso es el siguiente, qué seríamos capaces de hacer… que sería capaz de hacer, cuando no se puede hacer nada. ¿Inventar? Tal vez me dedico a eso, si se lo puede tomar una profesión imaginar hasta el cansancio… entonces dormir y seguir imaginando.

Será que soy joven, será que no tengo experiencia en esto, pero hay cosas que no comprendo. ¿Cómo pueden creer que deje yo de querer? O ¿Cómo no se animan a luchar por lo que sienten, pese a que no haya nada…? Si no hay nada, es el mejor momento para dar algo, si todo esta perdido, no hay nada que perder.

Es el conocido dar sin esperar recibir. Pero sería el darlo todo, sin esperar recibir.

Tal vez crea que puedo destinarlo todo a esta persona, a sabiendas de que tengo quienes tantas veces me levantan. A sabiendas, tal vez de que en el fondo se saben esas cosas que no se dicen, que son simples “que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo”. Son esas cosas simples las que uno siempre guarda en el fondo de su corazón, las que abre a pocas personas y pueden ver un poquito de luz, esas cosas que no podemos mostrar, sin saber que pueden romper.

¿Cómo se atreve, sinceramente, a decir tus defectos pretendiendo no quererle así? Cuando lo hermoso de alguien se nota tan en el fondo, que con una mirada de hace años… se puede ver.

Las miradas las recuerda uno bien, las miradas dicen tantas cosas que hasta le puedes quitar el polvo del tiempo, y seguirán brillando igual.

¿Cómo se pueden entender esas excusas más que una cobardía de no querer enfrentar, ni afrontar lo que un corazón siente? Tal vez no cobardía, tal vez un gran dolor… que yo me pueda atrever a sanarle, o hacerle mas profunda la herida.

O hacerme un gran hueco que va creciendo en mi corazón, herida que no puede cerrar, ni eh querido curar.

O tal vez se atreviera a pensar en aquel ya lejano día cuánto mal llegaría a hacerme un roce de su boca. Y el problema aún mayor de conocerle al menos un poco, de ser mi amigo y creerle aún más.

Pero el mayor descaro que tubo, es el de haberse atrevido a enredar tanto mi corazón y mi alma en medio de palabras, y al cabo de un tiempo ser un ingrato con este corazón. No culpo a sus ojos, sus ojos siempre me han dicho la misma verdad. Esa que usted sabe y no necesito explicar, esa que te hace arder el corazón cuando me ve al caminar en algún lugar, cuando me ve al hablar y sacarle una carcajada… cuando me ve, y cuando nunca puede decirme un rotundo “nunca más”.

Pero qué le hago ahora si sus ojos ya no me consuelan y le eh dejado mi corazón guardado en su tapado.

Hágame odiarle o amarle, hágame quererle o lastimarle, pero haga algo porque sólo estoy pendiente de ver la puerta a ver cuando llega. Hágame odiarle o amarle, pero haga algo para conmigo porque me he convertido en una sombra contigo. Hágame quererle o herirle, pero haga. Déjeme tirada o levánteme, pero no sea indiferente y regrese luego.

Ayúdeme a conservarle este sentimiento, y hágame creer que voy a besarle algún día, o tan solo siéntese a mi lado y comparta una charla para que acalle, de una vez, estas ganas de tenerle conmigo.



Ya nunca te iré a olvidar

en la arena me escribía

el viento lo fue borrando

y estoy mas sola mirando el mar

Que lindo cuando una vez

bajo el sol del mediodía

se abrió tu boca en el beso

como un damasco lleno de miel

Herida la de tu boca

que lastima y sin dolor

no tengo miedo al invierno

con tu recuerdo lleno de sol,

No tengo miedo al invierno

Con tu recuerdo lleno de sol