miércoles, 26 de diciembre de 2007

Se bien que estoy Piantáda

Yo quise mostrarle como se debia reir.Le queria mostrar lo feliz que uno era cuando conseguia lo mas dificil que podia querer, queria enseñarle que nada es imposible, que lo irremediable es remediable. Que nada puede matarlo, y yo lo destruí.
Si, fui yo.
Queriamos hacer el amor, pero hicimos la guerra.
Hubo mas palabras que caricias en el medio de los dos.
Me da pena.
Habia soñado ser tantas cosas a la vez que las ilusiones se las llevo el viento a un recodo que desconozco de mi alma, de esos oscuros, de esos inexplorados.
El es el sueño que núnca voy a contarle a nadie, porque nunca se podria relatar.
Y ah vuelto queriendo ser el único, como si Ulises hubiera regresado y el tejido de Penelope hubiera estado terminado hacia tiempo, irremediable.
El tejido se terminó hace meses, y yo dije no, yo lo maté.
Y sin embargo, ¿Por qué me da pena?
¿Por qué?
¿Por qué TODABIA me pregunto por qué?Por qué canto "a tu vera y siempre a la verita tuya hasta que de amor me muera"?
Por qué pido a los cielos que se nuble el día y se concluyan los finales, por qué siento ese límite llegar?
Quizá porque cometo locuras sera que no me niego a lo que siento.

Duele, cómo me duele...

Soñando que aún no te has ido, soñando que aún me tocas...y me llevas de la mano

Las historias deberian tener un buen final.
Algunos finales son comienzos, algunos finales son inconclusos, y algunos finales son finales.
A cada historia su final.
A cada amor su historia.


"te encontrare una mañana
dentro de mi habitación
y prepararas la cama para dos

es larga la carretera
cuando uno mira atrás
vas cruzando la frontera
sin darte cuenta quizas..."

lunes, 17 de diciembre de 2007

Fondo del Mar

¿Cómo hacerle entender
que se encuentra sola
en medio de un montón de gente?
¿Quién quisiera formar parte de su locura?

En el mismo lugar aún espera,
dichoso quien pudiera
desahuciar sus silencios.

Con la mirada perdida
aún espera en la bahía
aquella venida
que le fuera prometida.

En el mismo lugar sentada
aún ella aguarda
y al caer el sol se vislumbra
el destello de una lágrima
que se llevará el mar.

Al igual que se llevó
al nombre de su amor,
que vive su descanso eterno
bajo la luna resplandeciente
y el sol del poniente,
entre las oscuridades más profundas
e inmensidades jamás profanadas
del fondo del mar imponente.